jueves, 1 de septiembre de 2011

Halcón peregrino y cernícalo vulgar: ¿Una historia de altruismo?

Hace unos días se publicó una noticia (1) donde se alertaba de la muerte de un cernícalo común (Falco tinnunculus) que estaba siendo criado por una pareja de halcones peregrinos (Falco peregrinus) en Córdoba. El jóven cernícalo se encontraba atrapado en el nido, enganchado por algún material, en una torreta de la luz y los halcones lo alimentaron durante un período considerable de tiempo (se habla de 4 meses). Lamentablemente, "Esperanza", que así se llamaba el cernícalo, murió esperando una ayuda que nunca llegó, a pesar de que las empresas y organismos responsables (Endesa, Ecologistas en acción y la Junta de Andalucía) estaban convenientemente avisados pero decidieron no actuar ante los elevados costes que suponía el rescate.
Dejando a un lado esta triste historia, de la que sólo se pueden sacar decepcionantes conclusiones, el trasfondo biológico sí es muy interesante. Es bastante infrecuente que individuos de una especie, ayuden a crecer, alimentando, a otro individuo de una especie diferente. Estaríamos ante un caso de relación interespecífica inusual.

Halcón peregrino.
Como ejemplos anómalos de reproducción en las rapaces, es relativamente común que un individuo jóven que aún no tiene edad para reproducirse, se quede en torno del nido de los padres y ayude a criar a la siguiente generación. Otra rareza supone que se formen tríos poliándricos, como es el caso del águila real (Aquila chrysaetos), el alimoche (Neophron pernopterus) o el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) (2). Además, hay un único caso de hibridación citado entre halcón peregrino y cernícalo común en 2003 en cautividad. (3)

Se ha visto que el 2,4% de las aves ayudan a criar a unos pollos que no son suyos, aunque dentro de una misma especie. Si hablamos, como es el caso que nos ocupa, de que los padres pertenecen a una especie diferente a los supuestos hijos, aislando el caso del parasitismo (como por ejemplo el que ejerce el cuco), su frecuencia es muchísimo menor y además es difícil de entender evolutivamente porque aparentemente los padres no obtienen ningún beneficio de ello. A pesar de ello, este comportamiento se ha detectado en al menos 20 familias de aves. Un ejemplo está descrito entre adultos de alcaudón común (Lanius excubitor) y crías de escribano cerillo (Emberiza citrinella). (4)

Torreta de la luz con el nido del cernícalo y uno de los halcones peregrinos.

Se ha especulado con algunas posibles explicaciones. Entre las que gozan de más aceptación estaría la posibilidad de que fueran jóvenes parejas sin posibilidad de criar o con una puesta malograda que buscan ganar experiencia para que sus próximos esfuerzos reproductores tengan mayor éxito. Otra posible explicación expone que los adultos responden ante los estímulos de alimentar a una joven cría, aunque no sea de su misma especie, es decir, un comportamiento totalmente instintivo ante el reclamo de un pollo.

"Esperanza", la cría de cernícalo común atrapada en el nido.

Debido a la pérdida de "Esperanza", la cría de cernícalo encontrado en Córdoba que estaba siendo alimentada por halcones, es posible que nunca se lleguen a esclarecer las incógnitas que rodeaban tan singular asociación familiar. Una posible explicación es que los halcones desplazaran del nido a la pareja progenitora de cernícalos, con la intención de iniciar una nidada y que en vez de matar al pollo y quedarse con el nido, lo siguieran alimentando. Puede que no hubiera nacido todavía en el momento del "robo" del nido de los halcones a los cernícalos pero que ya estuviera en forma de huevo en él. Y otra opción es que el pollo ya estuviera sólo, atrapado en el nido y ante sus reclamos, acudiera la pareja de halcones y lo comenzaran a alimentar. ¿Vosotr@ qué explicación le dais?


Referencias:
(2) Quercus. Cuaderno 91. 16-20.
(3) Handbook of avian hybrids of the world. McCarthy, E. Oxford. 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada