domingo, 6 de febrero de 2011

La alimentación de las rapaces.

Las aves rapaces son un grupo muy heterogéneo respecto a los recursos tróficos que pueden aprovechar, pero todas ellas comparten el ser consumidores secundarios, en términos ecológicos. Esto es, que se alimentan de otros animales ya sean vertebrados o invertebrados que cazan o aprovechan como carroña.  Dentro de ello, predomina claramente la captura de mamíferos (sobre todo pequeños roedores) y aves. En 38 de las 46 especies de la región paleártica occidental, estas dos clases juegan un papel fundamental. Insectos, reptiles, anfibios, peces, carroñas y desperdicios pasarían a un plano secundario aunque en ciertas especies tienen una importancia capital. Existe una única especie que se alimenta de vegetales, si bien no es vegetariana exclusiva. Se trata del buitre palmero, que no está presente en la Península Ibérica, es propia de África con una distribución mayoritariamente subsahariana.

En cuanto a la amplitud de su espectro trófico, podemos diferenciar dos tipos de rapaces, a saber: especialistas y generalistas. Entre los que presentan una estrategia especialista podemos encontrar, por ejemplo, el quebrantahuesos, el águila imperial ibérica o el águila culebrera, cada uno de ellos muy especializado en huesos de ungulados, conejos y herpetofauna, respectivamente. Las especies generalistas presentan un espectro trófico más amplio incidiendo en unas presas más que en otras según la época del año, facilidad de la captura, disponibilidad de la presa, etc. Ejemplos de rapaces que utilizan esta estrategia son los aguiluchos o los milanos.

Así, según el tipo de alimentación que presenten pueden tener adaptaciones más o menos específicas en regiones de su anatomía para poder capturar mejor a sus presas o para aprovechar óptimamente el alimento. De esta manera, por ejemplo, los picos de los buitres ibéricos, tienen diferencias en función de su preferencia por distintas partes de la carroña como las partes blandas, partes externas duras, huesos...

Para estudiar la alimentación de las aves, básicamente se realizan análisis de las presas aportadas a los nidos o mediante el análisis de egagrópilas que son bolas de alimento no digerido que varias aves como las rapaces nocturnas y algunas diurnas, regurgitan y que están compuestan por plumas, huesos... de animales ingeridos.

Águila rapaz (Aquila rapax).

1 comentario:

  1. k cagadaaa de blogg ¡¡¡¡ dedicate a seguirme en twiter¡¡¡¡
    k es broma :P

    ResponderEliminar